fbpx ¿Cómo evitar la alergia al cloro de las piscinas en los ojos? | E-Lentillas

¿Cómo evitar la alergia al cloro de las piscinas en los ojos?

La alergia al cloro en los ojos es algo muy extendido entre los usuarios de las piscinas, especialmente durante la temporada estival, algo que podemos evitar en cierta forma, aunque también hay que tener en cuenta que el agua de la piscina debe haber sido tratada correctamente.

Gracias a las propiedades desinfectantes y decolorantes, el cloro es imprescindible para mantener el agua de las piscinas limpia y así evitar que se puedan producir infecciones. Pero este producto puede llegar a provocar irritación no solo en los ojos sino también en la piel y en casos severos en las vías respiratorias.

En el agua de una piscina que haya sido tratada correctamente, los bañistas no tendrían por qué sentir molestias, pero debemos tener en cuenta que en el agua también hay residuos de las propias personas como sudor, piel muerta, orina o productos cosméticos como desodorantes, cremas, etc.

Estos residuos también pueden llegar a afectar a nuestros ojos. Por ello es muy importante darse una ducha antes y después de entrar en la piscina.

 

Consejos para evitar la alergia al cloro de las piscinas

Dado que en las piscinas nos obligan a utilizar un gorro para mantener la limpieza del agua, nosotros debemos hacer lo mismo con nuestros ojos y hay que protegerlos, por lo que si nos afecta el agua de la piscina o nos gusta sumergirnos, lo más recomendable es el uso de gafas acuáticas. De esta forma estaremos protegidos no solo del cloro sino de los agentes contaminantes que podemos encontrar en el agua.

Es importante elegir una piscina de calidad, con buenas infraestructuras y servicio de mantenimiento, con lo que nos aseguraremos de que el agua está siempre en las mejores condiciones para el baño. Esto hará que se reduzcan las molestias que puede originar el cloro en nuestros ojos.

Si tras el baño en la piscina cubierta se notase alguna clase de irritación corporal es recomendable solicitar al personal que aumenten la renovación de aire del local a pesar de la reducción de la temperatura que habrá en el recinto.

A modo de recomendación general, hay que evitar, siempre que sea posible, el uso de lentes de contacto tanto en la piscina como en el mar, porque esto puede conllevar infecciones. Tomando las medidas de precaución necesarias, no tendremos por qué tener problemas con el cloro en la piscina y podremos disfrutar de un buen chapuzón en cualquier momento del año.

Con E-lentillas siempre tendrás
garantía de satisfacción